Escribir para sanar

Herramientas, reflexiones, ejercicios, divagaciones e informaciones sobre el uso de la escritura creativa con fines terapueticos.

miércoles, octubre 11, 2006

La palabra y la fe: La oración como forma de sanación

"“¿Está afligido alguno entre ustedes? ¡Que ore! ¿Está alguno alegre? ¡Que cante salmos! ¿Está enfermo alguno? Que llame a los ancianos de la iglesia y que oren por él, ungiéndole con aceite en el nombre del Señor, y la oración de fe dará salud al enfermo, y el Señor lo levantará”.

Así lo escribió Santiago de Alfeo, apóstol de Jesucristo, en el quinto capítulo (versos 13 al 15) de su carta dirigida a las doce tribus de Israel, hace aproximadamente 1.950 años.

Desde antes de la llegada de Jesús de Nazareth a este mundo, la palabra poseía tal fuerza que bastaba para sellar cualquier contrato. El “ungido”, como llamaban al Salvador, terminó de dar carácter solemne a la acción oral cuando, en una oportunidad, se dirigió a Simón Pedro con tono de autoridad.

“Te daré las llaves del Reino de los cielos, lo que ates en la tierra, también quedará atado en el cielo, y lo que desates aquí en la tierra, también quedará desatado en el cielo”, sentenció Jesús, reunido con sus alumnos (Mateo 16, 19).

Después de 2.007 años de su nacimiento, los científicos continúan estudiando el poder de la palabra, específicamente los efectos sobre la salud, como medio para dirigirse al Altísimo en solicitud del más preciado de los regalos: la sanidad.

“Casi una tercera parte de los estadounidenses utilizan la oración, junto con otro cuidado convencional o alternativo, para lidiar con sus preocupaciones relacionadas con la salud”, expresa un informe publicado por Health Day News, basado en un estudio de la Escuela de Medicina de la Universidad de Harvard.

Tras años de evaluación, los resultados de la investigación, iniciada en 1997, fueron revelados: de 2.055 adultos que participaron en el estudio, el 75% había llegado a orar por su bienestar, el 35% usó este instrumento debido a preocupaciones de salud, y el 22% lo aplicó para cuestiones médicas específicas.

“De las personas que utilizaron la oración para condiciones médicas específicas, el 69% dijo haber encontrado las plegarias útiles”, asegura la conclusión del sondeo.

Oración en miligramos

Los científicos aclaran, sin embargo, que tales hallazgos no restan importancia al avance de la ciencia médica. Más bien, consideran que la oración es “un adjunto efectivo a la atención médica estándar”.

Así lo establece la indagación realizada en 1999 —similar a la hecha por Harvard—, dirigida por la Universidad de Duke, y publicada en la revista Archives of Internal Medicine.

“Orar por su salud es uno de los tratamientos complementarios más comunes que las personas hacen por sí mismas”, afirmaba el experto Harold Koenig, co-director del centro para la espiritualidad, la teología y la salud del centro médico de la Universidad de Duke.

La posición de los investigadores es reforzada por el presbítero Jaime Kelly, reconocido por las “misas de sanación”, que se realizan todas las semanas en la congregación María en Pentecostés, de la urbanización San Jacinto, en Maracaibo, y por la acción de la fundación Lumen 2000, difusora del mensaje cristiano.

“Todos los médicos son regalos de Dios, por eso la oración no pretende desplazarlos, ni a los medicamentos”, aclara Kelly, y continúa su explicación: “Uno de los instrumentos para obtener la gracia de Dios es la oración. Jesús fue el ejemplo; en su vida pública pasó por muchas ciudades, desde Galilea, pasando por Cafarnaún, Jericó, entre otras, y en todas sanaba a los enfermos por la palabra”, observa el sacerdote.

El primer versículo del trigésimo octavo capítulo del libro Eclesiástico da soporte a la afirmación de Kelly: “Respeta al médico por sus servicios, pues también a él lo instituyó Dios”, señala el texto, presuntamente escrito por Jesús, hijo de Eleazar.

Sentado frente a un paciente, en el servicio de Traumatología del Hospital Central, el galeno Gregorio Díaz reflexiona sobre su profesión: “Esto es como un sacerdocio, sólo que el sacerdote sana almas, y nosotros sanamos cuerpos”.

Díaz, quien fuera también catequista durante varios años, asegura que la palabra y la fe hacen gran diferencia en la recuperación de un paciente.

“Recuerdo que cuando existía el servicio asistencial de los empleados del Ejecutivo regional, en la torre de La prensa, había tres viejitas que iban a ver al oftalmólogo, y tal parece que con saludarlo y escuchar al médico decir ‘ustedes están bien’, las señoras se sentían mejor; se iban contentas”, relata Díaz.

Para él, “los primeros médicos fueron los apóstoles” y, desde aquellos días hasta la actualidad, “el 80% de la sanidad de un paciente está en la fe que ponga en creer que se puede vencer la enfermedad. Luego, el amor con que se le habla al enfermo, puede mejorar su estado de ánimo y acelerar su recuperación”, advierte."
(escrito por Hiram Aguilar Espina para panorama)

6 Ejercen su derecho a la palabra

At 8:53 a. m., octubre 11, 2006, Anonymous Maléfica comentó...

No he tenido tiempo de leer todos los posts pero me llama la atención el teme, epecialmente porque tengo entrenamiento en PNL y sé que las metáforas isomórficas funcionan terapéuticamente.
¿Qué crees tú acerca del fenómeno del blog? ¿es una forma de terapia, digamos, cibernética? ¿Qué estamos logrando con escribir los post, leer y comentar en otros blogs?

 
At 3:56 p. m., octubre 12, 2006, Anonymous argentalico comentó...

Coincido plenamente con lo expuesto, he comenzado a leer por pura casualidad este blog y lo sigo y lo he agregado a mis favoritos, por que estoy pasando por una difícil situación y realmente gracias al blog, como complemento de una terapia psicológica, he logrado encontrar una via de salida y me estoy contactando con el mundo. Gracias!

 
At 3:56 p. m., octubre 12, 2006, Anonymous argentalico comentó...

Coincido plenamente con lo expuesto, he comenzado a leer por pura casualidad este blog y lo sigo y lo he agregado a mis favoritos, por que estoy pasando por una difícil situación y realmente gracias al blog, como complemento de una terapia psicológica, he logrado encontrar una via de salida y me estoy contactando con el mundo. Gracias!

 
At 9:42 p. m., octubre 15, 2006, Blogger Jesús Nieves Montero comentó...

argentálico: me alegra mucho saber que la información que compartimos en este blog te es de utilidad...

salud!

j.

 
At 11:34 a. m., noviembre 23, 2008, Anonymous Anónimo comentó...

el fruto de la palabra es la oración cuyo fruto es la fé que mueve montañas

 
At 11:43 a. m., noviembre 23, 2008, Anonymous Anónimo comentó...

hablando de PNL recuerdo que el padre nuestro tiene frases en negativo en cambio en el ave maría todas sus frases son positivas para mí el ave maría es mejor oración para rezar que el padre nuestro

 

Publicar un comentario

ví­nculos a este aporte:

Crear un vínculo

<< Home