Escribir para sanar

Herramientas, reflexiones, ejercicios, divagaciones e informaciones sobre el uso de la escritura creativa con fines terapueticos.

miércoles, agosto 23, 2006

La experiencia del diario de sanación: 23/08/2006












Sinceramente, como dice el lugar común, yo no he seleccionado el tema de estos días de Diario sino que el tema me ha escogido a mí.

Todo apunto hacia el pasado más o menso remoto.

La imagen es "El triunfo de la muerte", un cuadro qeu aparecía reproducido en una colección de varios libros que llevaban por título ¿Qué? ¿Cómo ¿Dónde? ¿Cuándo? ¿Por qué?, una suerte de enciclopedia infatil que nunca llegué a leer en su totalidad, pero que tenía ciertos artículos que releía.

Uno de ellos era sobre el apocalipsis, el final de todo, y ésa era su imagen. La sabía casi de memoria, pero nunca el título del cuadro hasta que ayer, leyendo "El pintor de batallas" de Pérez Reverte, comencé a leer la descripción y su, indudablemente, que se trataba del cuadro que veía con cierto placer cuando niño. Busqué por internet y apareció la imagen.

Es muy útil contar con imágenes que, al menos, nos aproxime a retratar aquellas cosas que son inevitables y poco comprensibles como la muerte.

Aparte, hoy se casaron Celsa y Charles. Una matrimonio a las 10 de la mañana de un miércoles, una novia con sobrero en vez de velo y un novio con liquiliqui. Ambos se conocieron en el primero taller que dicté en la librería VDLBooks del Sambil.

Para ese momento, cada uno de ellos tenía su vida más o menos estable, trabajo, pareja, expectativas. Sin embargo, entre tantas turbulencias sociales, políticas, económicas y, hasta diríamos, espirituales de Venezuela, se han reencontrado en circunstancias muy diferentes y han terminado por casarse.

La misa comienza con retraso, el sacerdote parece tener algún compromiso y trata de compensar hablando tan rápido que parece una cinta reproducida aceleradamente.

Somos pocos pero, nuevamente valga el lugar común, estamos los que somos.

No voy a la recepción, me despido después de la ceremonia.

Difícilmente podríamos decir que es el azar la fuerza que rige nuestros encuentros con las demás personas con las que coincidimos en la vida.

0 Ejercen su derecho a la palabra

Publicar un comentario

ví­nculos a este aporte:

Crear un vínculo

<< Home